Sábado 31 de marzo de 2007

Puebla, Pue. México, Viernes 30 de marzo de 2007

 

INICIÓ FORO NACIONAL SOBRE
PENSIONES Y JUBILACIONES EN LA BUAP

Las universidades públicas del país son un activo nacional fundamental estratégico para su desarrollo y no deben sufrir desgastes por tener incertidumbre financiera o de viabilidad y sustentabilidad para el futuro de sus miembros, aseguró Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla,  presidente de la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos de la Cámara de Diputados.

Durante su participación en el Foro Nacional “Perspectivas del Régimen de Pensiones y Jubilaciones en las instituciones de Educación Superior”, que tiene como sede la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, resaltó que ningún país ha llegado al desarrollo, si no ha hecho inversiones económicas fundamentales en su educación.

Reiteró la responsabilidad de los diputados en generar las mejores condiciones económicas para estas instituciones, para que a su vez éstas se concentren en su trabajo y forjen el desarrollo del país con calidad, en beneficio de las generaciones presentes y futuras; al mismo tiempo reconoció la labor que se está realizando en la BUAP.

“Es una Institución cuyos indicadores académicos se han destacado en el ámbito nacional en las últimas dos décadas, por eso la responsabilidad de los trabajadores, de los profesores y de sus autoridades es fundamental para salir adelante”, señaló.

Este Foro Nacional fue inaugurado por Miguel Ángel Navarro Quintero, Presidente de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados, teniendo como anfitrión a Enrique Agüera Ibáñez, rector de la BUAP y donde se reunirán durante dos días expertos que analizarán propuestas para implementar reformas al régimen de pensiones y jubilaciones en instituciones públicas de educación superior.

Participan en este encuentro rectores de ocho universidades públicas del país y 18 secretarios generales de sindicatos universitarios, muchos de ellos presentarán sus propuestas durante las mesas de trabajo organizadas para este sábado 31 de marzo.

Bravo Padilla explicó que la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla al igual que el resto de las instituciones públicas de educación superior del país tienen la oportunidad de concursar en el fondo destinado para atender pasivos contingentes, entre ellos lo que se han generado por la situación de los jubilaciones y pensionados.

“De los cinco años que lleva el fondo, este es el primer año en que la Cámara de Diputados acordó destinar mil 200 millones de pesos para que las universidades puedan financiar sus reformas y salir delante de este proceso, y existe el compromiso de que puedan darse en forma multianual”, expresó.

En su discurso felicitó el valor de Enrique Agüera Ibáñez, rector de la BUAP para impulsar las reformas que exigía la Institución en el tema de jubilaciones y pensiones y el entusiasmo para organizar de manera conjunta con la Cámara de Diputados este foro, cuyas conclusiones se utilizarán para impulsar los cambios que requiere el país en esta materia.

Enrique Agüera Ibáñez, rector de la BUAP coincidió con el Presidente de la Comisión de Educación Pública, en la necesidad de que la educación siga siendo uno de los grandes activos del país y este Foro constituye un acontecimiento histórico, la oportunidad de construir y encontrar respuestas mediante el debate, el diálogo y la reflexión.

“Hay problemas, retos que tenemos que enfrentar con madurez y compromiso para  tratar de construir esas soluciones que todos esperamos para asegurar que la educación, la ciencia y la tecnología, sean el motor que mueva al país, y permitan acceder a mejores circunstancias, mejores condiciones para cada uno de los ciudadanos de esta nación” puntualizó.

Recordó la obligación de las Instituciones de Educación Superior, de asumir con responsabilidad el reto y encontrar respuestas al problema de pensiones y jubilaciones y aseguró que la BUAP ha tratado de encontrar las mejores respuestas y soluciones sobre el tema.

En su intervención el Presidente de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados señaló que el tema  del régimen de pensiones y jubilaciones tiene que estarse revisando permanentemente, porque de no hacerlo se correrá el riesgo de caer en la obsolescencia.

Indicó que México es un país que esta obligado al desarrollo de políticas públicas con el objetivo de no recaer en un escenario de insuficiencia financiera que debilite el sistema de pensiones y jubilaciones; por lo que es necesario asumir las responsabilidades, a través de la discusión y la aportación de ideas  y argumentos.

“Tratamos de generar escenarios que favorezcan las salidas a los grandes problemas del país. Felicito al rector Enrique Agüera Ibáñez por su atrevimiento, porque sólo cuando se atreve a hacer las cosas se encuentran vías de solución”, dijo.

Subrayó que los principales conflictos de la vida nacional, se centran en el tema de educación y seguridad social, de donde emergen los graves problemas de salud y pensiones; el análisis y consenso de estos tópicos resultan fundamentales como parte del proceso de desarrollo y oportunidad que el país requiere.

Abundó que la sociedad es una colectividad en permanente transición, por lo que es necesario construir políticas publicas basadas en un presente, pero con una visión hacia el futuro.

Comentó que la expectativa de vida en el país aumentó de 1950 a la fecha, en más de 25 años; aunado al hecho de que ahora se habla de poblaciones eminentemente urbanas; lo que da muestra del avanzado progreso que en los últimos años ha mostrado la nación.

A pesar de ello, añadió aún existen flagelos por combatir, entre ellos la migración que obliga a perder el bono democrático y educativo de México; la dependencia económica que el país tiene con respecto al petróleo, ya que  cerca de un 30 por ciento del mercado nacional depende de los ingresos provenientes de esta materia prima.

“Esto nos obliga a que las reformas que aquí tratamos de discutir democráticamente refunden; Nosotros estamos comprometidos con lo laico, lo público, lo gratuito con la alta calidad y eficiencia”, añadió.

Puntualizó que existen visiones distintas de parte de la población; aquellos que creen que el estado debe de seguir consolidándose y creciendo y aquellos que deben creer que el mercado debe sustituir al Estado.

Al Foro asistieron los rectores: Ángel René Estrada Arévalo, de la Universidad Autónoma de Chiapas; Rubén Calderón Luján, Universidad Juárez de Durango;  José Sergio Barrales Domínguez, Universidad Autónoma de Chapingo; Alfredo Femat Bañuelos, Universidad Autónoma de Zacatecas; Jorge García Pámanes, Universidad Autónoma de Baja California Sur; Fernando Bilboa Marcos, Universidad Autónoma de Morelos; Dolores Arturo Contreras Gómez, Universidad Autónoma de Guerrero; Francisco Martínez Neri, Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

 

 

SISTEMAS PENSIONARIOS ESTATALES
SIN VIABILIDAD

Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, presidente de la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, aseveró que la mayoría de los sistemas pensionarios estatales del país está en crisis y sin viabilidad, dándole al asunto una categoría de problema de Estado.

Durante el Foro “Perspectivas del Régimen de Pensiones y Jubilaciones en las Instituciones de Educación Superior”, que se realiza en el Salón Barroco del Edificio Carolino, el legislador aseveró que es necesario que en los próximos años, más temprano que tarde, los trabajadores, las empresas y el Gobierno, deben quitarle el carácter local al asunto y resolver el problema en conjunto.

Sin embargo, y abonando a la solución de este problema, gracias a las reformas estructurales a este régimen realizadas en 28 universidades públicas en México, el déficit actuarial se redujo en un 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto, para quedar en 133 mil millones de pesos, ejemplificando los casos de la Universidad de Nuevo León que realizó sus reformas en 1993, Coahuila en 1999, Guanajuato y el Estado de México en 2001 entre otras instituciones.

Durante su exposición, Bravo Padilla hizo un recuento de las reformas a los sistemas de pensiones en el mundo entero, que han sido aproximadamente cien  señalando el ejemplo de Estados Unidos, donde el sistema llamado “Pagas cuando te vas” redistribuye el ingreso de una generación entera, no como en las Afores de México o Chile; este sistema abona el 12.4 por ciento de todo el ingreso laboral, hasta un máximo de 90 mil dólares al año.

“En un país capitalista que se pone de ejemplo paradigmático, no han asumido el sistema de Afores, y el Social Security sigue manejando más del 50 por ciento de los fondos de pensiones”, dijo.

Agregó que en Francia hay dos tipos de pensiones: el esquema basado en el número de años que los trabajadores contribuyen y los basados en el número de puntos obtenidos; en este sistema los trabajadores se retiran entre 30 y 35 años de servicio y en ningún caso antes de los 65 años de edad; “en Francia nadie paga menos del 18 por ciento de su salario íntegro, lo que proporciona gran certidumbre a los trabajadores.   

Al comentar el caso de México, aseguró que la tasa de cobertura en seguridad social no es universal, ya que un 54 por ciento de la población no tiene acceso a estos servicios.

“A pesar de las deficiencias del sistema de salud, la alimentación y la calidad de vida, han mejorado, permitiendo la transición hacia una mayor expectativa de vida, lo que en consecuencia ocasionó que los servicios de salud sean más caros, los tratamientos más costosos y por más años, haciéndose necesario modificar este sistema de pensiones y jubilaciones”, añadió.

Bravo Padilla enfatizó que las aportaciones de cero para los trabajadores es insostenible: “En todos los países que tienen un régimen pensionario sano hay aportaciones y las instituciones, los empleadores y el Estado deben contribuir necesariamente, para generar un ahorro nacional que garantizará las pensiones”, finalizó.

 

 

DEBE EL ESTADO RESPALDAR SISTEMA DE
PENSIONES Y JUBILACIONES

El diputado Miguel Ángel Quintero Navarro, presidente de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados, señaló que el Estado mexicano debe otorgar su pleno respaldo al derecho de los trabajadores a una seguridad social integral; al tiempo de advertir que si no se legisla adecuadamente para el presente y futuro, se originaría un Fobaproa de jubilaciones.

Enfatizó que es responsabilidad del Estado generar ahorros y no hacerlo a costa de los trabajadores, agregando que hay que apostarle a los regímenes complementarios o mixtos, a través de continuar con un pilar solidario integrado, fortalecer el cimiento contributivo y voluntario y buscar la consistencia entre ellos.

Durante el Foro Nacional “Perspectivas del Régimen de Pensiones y Jubilaciones en las Instituciones de Educación Superior’’ que se lleva a cabo en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Navarro Quintero dijo que el PENSIONISSSTE, el nuevo órgano desconcentrado del ISSSTE que administrará los recursos de las cuentas individuales de los trabajadores al servicio del Estado, está prácticamente condenado a la desaparición.

|“Este órgano no podrá competir en igualdad de circunstancias con AFORES más baratas o que garanticen un rendimiento neto superior, por pequeño que éste sea”, consideró.

De la misma forma manifestó su desacuerdo con el actual sistema de  Afores, que han mostrado una enorme voracidad en el cobro de comisiones y a las que se debe tener la capacidad de enfrentar.

“La experiencia chilena y la de México, demuestra que la competencia en ese mercado no ha servido para bajar el costo de las comisiones ni para brindar mejores pensiones, por el contrario, la entrada al mercado de nuevas Administradoras está motivada en las enormes utilidades obtenidas por estas empresas, un negocio del que todos quisieran participar”, dijo.

“Las comisiones que cobran las AFORES son, en promedio, de 2.43 por ciento sobre saldo y 1.16 por ciento sobre flujo, que en 2006 les representaron un ingreso de 13 mil 604 millones de pesos, mientras que el rubro de egresos,  –el cual debiera auditarse ante la discrecionalidad de las cifras- se situó en ese mismo año en 11 mil 798  millones de pesos, generando una ganancia neta de 2 mil 344 millones de pesos, cantidad que no refleja que el porcentaje de las comisiones en México sea más del doble que en América Latina y que los rendimientos netos anuales de las cuentas individuales resultaran prácticamente nulos en términos reales en el periodo 1997-2006”, aseveró.

Abundó que en este momento, las universidades son el escenario apropiado de discusión, análisis y propuesta en torno a lo que deben ser los nuevos sistemas de previsión de  seguridad social, incorporando experiencias propias y ajenas de lo que ha funcionado y lo que ha demostrado debilidades o fracasos.

Aseveró que las universidades públicas estatales han enfrentado, desde hace ya bastante tiempo,  las dificultades financieras generadas por sus sistemas de jubilaciones y pensiones, poniendo en riesgo la viabilidad de una buena parte de estas Instituciones ante el rezago de sus pasivos laborales. 

“Las Universidades Públicas han hecho frente a esta carga financiera, aliviada en parte a través de la aprobación, por el Congreso de la Unión en los Presupuestos de Egresos de los años 2002 y 2003, de una provisión presupuestal extraordinaria de mil millones de pesos siendo 27 Universidades las beneficiadas  y  lográndose la disminución del pasivo por casi 150 mil millones de pesos’’, señaló.

Expresó la necesidad de minimizar riesgos a través de la transparencia, eficiencia y profesionalización en el manejo de los fondos, logrando que las pensiones sean una retribución justa y se verán los primeros resultados de este modelo en 10 años.

Para finalizar, se comprometió a promover, junto al diputado Tonatiuh Bravo Padilla, presidente de la Comisión de Educación, que en el Presupuesto de Egresos 2008 se etiquete un fondo de reserva, ajeno al presupuesto destinado a educación, que sirva para mitigar, en parte, el problema del pasivo laboral en las instituciones de educación superior.